Iñigo Benito Molinero

Entradas etiquetadas como “realidad

El Ser Virtual: Estrategias de Cohabitacion 2.

mikulive

Hatsune Miku en concierto.

Mientras aun nos es dificil lidiar con nuestro “yo” virtual, y con lo que su existencia conlleva, aun nos es más complicado comprender que puedan existir seres exclusivamente virtuales. A pesar de que estos son cada vez más frecuentes en todas las capas de la realidad que conocemos.

Un caso conocido: Hatsune Miku. Denominada por sus creadores: “an android diva from the near future where all songs are lost.”

Pop idol virtual. Este autentico fenomeno cultural japones esta formado por (entre otras cosas) una aplicación software de síntesis de voz llamada “Vocaloid”. Frente a miles de personas, un colosal montaje tecnologico para proyectar a una estrella musical que no existe a nivel organico, ni siquiera mecanico. Existe en otro lugar, en otra realidad. Y sin embargo, millares de personas asisten al par de horas que dura la experiencia del concierto. ¿Qué es real?

Japon aparece curiosamente mas adelantada en casos particulares como este, cómo una isla cultural en la que suceden cosas muy particulares. Sus habitantes, lejos de mostrarse incomodos con la presencia de una estrella del j-pop virtual, les encanta.

El espectador, es capaz de convivir sabiendo de la existencia virtual del ser que idolatra y mezclandola con la realidad que experimenta. Una realidad hibrida, que funciona como un doblez de ambas, que permite vivir virtualmente la realidad, sin los condicioneantes físicos objetivos que la delimitan. En una suerte de fantasía perceptiva (E.Husserl).

A nivel social, una vez más, se trata de una figura virtual creada para satisfacer unas necesidades (virtuales o no) que el japones medio no puede enfrentar por si solo. La mitificación y el deseo hacia los idolos se vuelve en este caso hacia una “persona” que ni siente ni padece los estragos del fenomeno FAN que produce a su alrededor, evitando así cosas como el acoso o peores. No obstante los sintomas generales son los mismos, la obsesión generalizada, la frustración emocional del sujeto-fan y el desenfoque con la realidad entre otros.

Japon se muestra a la vanguardia (y no por ello en mejor situación) de lo virtual,  mostrando una figura iconica ya conocida, (mujer-objeto-atractiva) solo que en este caso es una “persona” digital. No obstante se trata de un arma de doble filo: ¿Es acaso un cantante pop de carne y hueso más valido para ser icono de ese tipo de musica comercial? ¿Que diferencias hay entre Hatsune Miku en el contexto Japones y una Shakira en España? ¿La calidad de la musica? ¿Del baile? ¿Un estereotipo sexual? ¿Entretenimiento de masas? ¿Dinero recaudado? El debate sobre la validez de Hatsune Miku como artista nos es irrelevante (al menos a los que no somos músicos), las preguntas que suscita en torno a la cohabitación con el ser virtual en cambio, me fascinan.